Esta vez no se trata de algo lejano en el tiempo. Más bien, cercano. Ya que este fragmento de vídeo lo grabé el día 8 de abril de 2020, a las 19:27: y 59 segundos de la tarde frente a mi balcón, osea, en pleno confinamiento. Vuelvo a repetir que se trata de grabaciones no forzadas.